jueves, 19 de marzo de 2015

El placer de quién se corre...

El placer de quién se corre...diez, veinte, cuarenta, o los kilómetros que sean, en una carrera, no depende de que esa persona logre alzarse con la victoria o uno de los otros dos puestos en el podio absoluto, o en el de cualquiera de las otras categorías que recojan el reglamento de esa carrera.

Ese placer tiene mucho más que ver con el afán del ser humano por superarse a sí mismo, y no ya por los tiempos y las marcas, sino por las sensaciones. Ese placer tiene mucho que ver también con el ambiente pre y post carrera y con la descarga de endorfinas que tiene lugar en el cuerpo una vez pasada la línea de meta. Y ese placer tampoco depende de que esa persona sea del sexo femenino o masculino.

Bien, pues igual os cuesta creerlo, lo cierto es que en pleno siglo XXI, existe discriminación entre sexos a la hora de confeccionar las categorías de las carreras, especialmente en las de montaña. Entiendo que no es capricho de las organizaciones, que lo que hacen es plasmar las categorías según se recogen en la FEMPA (Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado de Asturias) y la FEDME (Federación de Deportes de Montaña y Escalada). 

¿Dónde está la diferencia? En la forma de organizar las categorías de Veteranos y Veteranas: 

Según el reglamento de la FEMPA (página 6):

Veteranas A de 40 a 49
Veteranas B a partir de 50

Veteranos A de 45 a 54
Veteranos B de 55 en adelante.

Por lo visto las mujeres envejecemos antes que los hombres. Se ve que se quedaron con la copla de que en la niñez se nos supone más espabiladas y en la pubertad más maduras y, claro, envejecemos antes. Bromas a parte, la cosa tiene miga. 

Según el reglamento de la FEDME (páginas 5 y 6)

Veteranas A de 40 a 50
Veteranas B a partir de los 51

Veteranos A de 45 a 55
Veteranos B a partir de los 56

Aquí sigue habiendo diferencia de edad en estas categorías mientras que en el resto no. ¿Será, que al plantear las franjas de edad en éstas, han tenido en cuenta los cambios hormonales que afectan a las mujeres en la menopausia? Mucho suponer me parece. 

El caso es que con este precedente luego nos encontramos cosas como éstas:

La clasificación de categorías , en el Campeonato de España de Veteranos Campo a Través, en la que la cosa ya es más sangrante y aparece así (en la clasificación por equipos, no en la individual):

6 clasificaciones en hombres: 

M 35
M 40
M 45
M 50
M 55
M 60 y +

Y solamente dos en mujeres:

F35/ F40/ F45
F 50 y +

Con lo cual, si eres hombre, tienes 45 años y llegas el tercero de esa franja de edad tienes premio, mientras que si eres mujer, y tienes esa edad te las tienes que ver con las de otras franjas menores para lograr premio. 

Lo mismo sucedió, sin ir mucho más lejos, en La Subida a La Campa Torres: (Hasta la edición de esta prueba del año 2015 en que se igualaron las categorías masculina y femenina de veteranos. ¡Enhorabuena! Rectificar es de sabios. ¡Qué cunda el ejemplo!)

Otras 6 categorías para los hombres: 

• Veteranos “A” “ “ 1978 al 1974
• Veteranos “B” “ “ 1973 al 1969
• Veteranos “C” “ “ 1968 al 1964
• Veteranos “D” “ “ 1963 al 1959
• Veteranos “E” “ “ 1958 al 1953
• Veteranos “F” “ “ 1952 y ant. 

Y solamente dos para mujeres: 

• Veteranas “A” “ “ 1978 a 1969
• Veteranas “B” “ “ 1968 y ant. 

Que ya, puesta a hilar fino, en la página ni siquiera pone Veteranas (en femenino).

Me consta que la organización de esta carrera tiene intención de corregir estos errores de cara a su próxima edición y estoy segura de que será una medida muy bien recibida por todos.

Las organizaciones alegan en su favor la poca participación femenina para hacer estas diferencias. Es más, en algunos reglamentos se especifica que para recibir premio en una categoría de veteranas, deberá llegar a meta un número mínimo de participantes de esa categoría. Y no solo eso, que si ya aparece en el reglamento, pues lo has aceptado cuando te has inscrito en la carrera, lo más sangrante es que en algunas carreras lo deciden una vez terminado el evento, a la hora de repartir premios.

Pues yo creo que lo que se debería hacer es premiar  por igual al primero de los 100 hombres (pongamos por caso) de 45 años que entre en meta y a la única mujer (pongamos también por caso), de esa misma edad, que también logre finalizar la carrera. 

Además, es buen momento para empezar a tener en cuenta hasta qué punto están cambiando las tornas y somos muchas las mujeres que nos hemos animado, no solo a correr, también a competir, tal y como se reflejaba en el reportaje que el periodista Fernando Miranda, presentaba en "Asturias semanal",  bajo el título de "Enganchados al running".

Estaría bien que se haga estadística y se compruebe como la participación femenina se ha incrementado en los últimos años (y lo que queda por llegar que esto no ha hecho más que empezar) y que, desde las federaciones en primer lugar, y desde las entidades organizadoras de las innumerables carreras populares que inundan nuestras calles, empiecen a evitar semejante despropósito. 

Y ya puestos a mejorar, ¿qué tal si aprenden de una carrera bien organizada? Se trata de la Carrera .del Cerco de Zamora, en la que, además de respetar la igualdad en las categorías, se organiza la carrera de modo que las mujeres tienen su propia salida y luego se efectúa la de los hombres. ¡Que a ver por qué me tengo que ver yo rodeada, en una salida, de cientos de hombres que no me sirven de referencia ni de ritmos, ni de categorías, ni de puestos ni de na! Que somos iguales y muy diferentes. En esta carrera lo que se hace, según consta en el reglamento de la misma, es dar "la salida a las mujeres con una compensación de 2 minutos y 20 segundo sobre los hombres. Esta compensación está basada en la diferencia de las mejores marcas del ranking español masculino y femenino, por tanto la clasificación general de la carrera será mixta y, además, habrá clasificación por categorías."

Y puestos a pedir, que las organizaciones tengan en cuenta que las cacareadas camisetas que incluyen en la bolsa del corredor no están precisamente diseñadas para las mujeres y que acaban disfrutándolas nuestras parejas o hijos. Aunque en éste aspecto ya se han dado algunos pasos siguen siendo contados los casos en los que tienen en cuenta el tallaje de las camisetas.

Que conste que toda esta reivindicación no es cosa de ahora, que yo veterana novata (por contradictorio que suene es así ya que llevo muy poco tiempo corriendo y menos aún compitiendo) me he dado cuenta de este despropósito. En realidad, las veteranas de verdad, las veteranas con solera, las que lo son por edad y por que, como pioneras, llevan más de media vida corriendo, esas mujeres ya han hecho esta reivindicación en muchas ocasiones y no han sido escuchadas. Bien pues ahora es el momento. Porque cualquier día puede ser 8 de marzo.

Una vez leído todo esto, ¿os parece importante conseguir que las Federaciones cambien su reglamento? Pues aquí tenéis el enlace de la petición que acabo de lanzar en change.org. 

Lo sé, ¡hay tantas cosas por las que merece la pena luchar y alzar una petición! Y muchas de ellas son infinitamente más importantes y trascendentales que ésta. De todos modos, pequeños gestos como firmar esta petición y lograr este cambio puede hacer que esos otros, más grandes y acuciantes, estén más cerca de lograrse también. 

¡Mucha música y mucha salud!

Joy Johnson, veterana de 86 años. Si quieres saber más de ella clicka aquí.

9 comentarios:

  1. Aplausos, aplausos aplausos.
    Como corredora popular veterana que siempre entra la última en las carreras llevo mucho tiempo también luchando por ello. Escribiendo a sitios y demás. Ahora marcho a recoger niños cole, luego lo pongo en la página. un beso grande Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entras la última, ¡ganas la última! Todos los que corremos ganamos. Gracias a ti por ayudar a difundir y lograr más firmas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tenéis razón, no creo que haya que diferenciar las edades de las categorías dependiendo del sexo, creo que tendría que ser la misma referencia de edad tanto en hombres como en mujeres.

    Pero ahora bien, y aunque se me tache de machista, que no lo soy, tengo que discrepar en cuanto a que tenga que haber el mismo número de categorias.

    Precisamente yo, ya he organizado varios campeonatos de escalada deportiva, y he de decir con cierta tristeza, que la mayoría de las pocas categorías que se hacen de mujeres, quedan desiertas por falta de participantes.

    Pero a parte, otra cosa tengo que decir al respecto, y es que, mientras un chico, en la categoría absoluta, tiene que derrotar a un mínimo de 60 ó 70 participantes masculinos para llevarse el premio en metálico de la categoría, un mujer, por el bajo mínimo de participantes femeninas, podrá llevarse la misma cantidad por ganar a diez o doce como viene siendo habitual en las últimas pruebas regionales.

    Incluso hemos dado premios a chicas en alguna categoría, que no han tenido oponentes.

    Teniendo en cuenta la distribución de premios, en la categoría absoluta, se destinan de media, unos 150 euros para el primer clasificado, 100 euros para el segundo y 50 para el tercero. En la misma categoría absoluta femenina se destina la misma cantidad de dinero en premios, sin embargo hay 90 participantes masculinos y 15 participantes femeninas.

    En la mayoría de las pruebas deportivas, de cualquier deporte, cuando se pide la preinscripción, precisamente tiene mucho que ver la organización de las categorías y la distribución de premios, por eso, cuando se decide poner muchas más categorías en hombres que en mujeres, salvando alguna triste excepción, que no duo que las haya, no es por discriminación, sino más bien por el número de participantes preinscritos de cada sexo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roberto:
      Lo primero darte las gracias por compartir en mi blog y en facebook tu opinión sobre el tema. Y ahora voy a ver si logro continuar entendiendo tus argumentos.

      Empiezo por el final y creo que si existe la posibilidad de que no se organicen las categorías de manera igualitaria, dependiendo del número de inscripciones por edad, debería hacerse constar en el reglamento y me temo que no es así.

      En cuanto a la distribución de premios, ¿entiendo, corrígeme si me equivoco, qué argumentas que el dinero recaudado con la inscripción de 15 participantes femeninas, a duras penas alcanza para los premios que algunas de ellas va a conseguir? De todos modos, con el dinero recaudado en total en la carrera interpreto que sí alcanza. Confío en que no estés sugiriendo que se reparta el dinero en premios según lo recaudado en la inscripción por sexos. Para eso ya hay precedentes nada afortunados en otros deportes:
      http://masdeporte.as.com/masdeporte/2014/11/01/polideportivo/1414812190_974687.html

      Y por último, y creo que lo más importante y dónde está la raíz de todo el tema. Sobre el número de contrincantes a los que superar para alcanzar el podio, comprendo que es mayor en las categorías masculinas que en las femeninas. ¿Y? ¿Qué culpa tenemos las que participamos? Además, ¿qué hay detrás de esa escasa participación femenina? ¿Conciliación familiar, laboral y de tiempo de ocio, quizás? De hecho, si te fijas, muchas de las mujeres que participan en las carreras son de las que aún no tienen "cargas" familiares o que teniéndolas, se reincorporan o se inician en los deportes una vez que "recuperan" su vida y su cuerpo tras la maternidad.

      Ojalá más personas se animen a comentar educada y respetuosamente y entre todos podamos conseguir llegar a un acuerdo, a un planteamiento que ofrecer a las Federaciones para que se oigan todas las voces y puntos de vista a tener en cuenta.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Buenas noches Ana y contertulios cibernéticos. Deciros que Mercedes, mi mujer, y yo, que corremos habitualmente pataleando el asfalto y descubriendo la montaña, estamos de acuerdo con muchas de las posturas que aquí se han expuesto. Por una parte no cabe duda de que existe discriminación en la diferenciación que existe de las categorías, y por otro es cierto que, sobre todo en la montaña, sigue habiendo una significativa desproporción entre la participación de hombres y mujeres, aunque visto lo ocurrido en las pruebas de asfalto, apuesto que la brecha se va a ir acortando cada vez más. Por ello nos debemos preguntar que pros y contras tiene equiparar la distribución de las categorías. Yo soy de los que opina que las categorías deberían tener el mismo intervalo de edades, tanto para hombres como para mujeres, básicamente por dos motivos: porque esto ayudará a la incorporación de más mujeres a estas pruebas increibles de montaña y por otro porque las mujeres a ciertas edades ya tienen que afrontar problemas serios hormonales que son un duro handicap en muchas ocasiones para la práctica regular del deporte, con lo que creo que se debería fomentar con todos los medios posibles la equiparación de la participación. Dicho esto, también comparto los problemas que muchas veces se encuentran los organizadores de este tipo de carreras a la hora de repartir premios, aunque si lo pienso, yo no corro ni por los podiums, ni mucho menos por los premios, de hecho nunca subí a uno, y nunca recibí un euro. Mi mujer sí lo ha conseguido y con menos horas de entreno, pero ella sufre una jornada completa con dos niños y una casa incluida en el paquete, y yo trabajo fuera, ¿cómo va a ser igual?

    Un placer intercambiar opiniones

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Javier, por sumarte al debate. Es cierto lo de que no corremos por los premios, de ahí el título de mi entrada. El mejor premio es tener salud para correr y llegar a la meta sin lesionarte y pudiendo salir al día siguiente a soltar piernas. Enhorabuena a Mercedes por sus triunfos. ¡Y muchas gracias por tu firma!

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos.
    Ana, me parece muy bien que recojas estas cosas. Yo cuando corría también lo hacía y cada vez que veía alguna "patada" de estas que muy bien describes contactaba con la organización. Siempre lo mismo: la baja participación femenina. En una carrera quedé segunda y como sólo corrimos 4 decidieron dar trofeo sólo a la primera. Avisaron en el momento de la entrega. La Virgen del Camino, León. No volví.
    Comparto en mayúsuclas tu ¿y? cuando alegan que somos pocas.
    ¿Es nuestra inscripción más económica?
    ¿Nos hacen descuento en transporte, alojamiento, material deportivo?
    Y, por otro lado...
    En un concurso o una oposición si los hombres son escasos, ¿se les niega su plaza sólo porque había pocos rivales?
    ¿Y en futbol? Si el otro equipo no se presenta, ganan sin jugar
    ¿Y en padel? Da lo mismo las parejas que se hayan tenido que "derrotar", los premios son los mismos.
    Mujeres, aún nos queda mucho por luchar.
    Ana, ánimo, no sólo las grandes causas cuentan, también las pequeñas. Si Rosa Parks se hubiera levantado del asiento en aquél autobús las cosas habrían ido mucho más despacio.
    Hombres, imaginad de vez en cuando que eso le pasa a vuestra madre o a vuestra hija, quizás la perspectiva cambie.
    Gracias, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bueno, yo espero no terminar en la cárcel como Rosa Parks!
      Me gusta que cuentes tu experiencia. En realidad creo que esto aún sigue así porque hay muchas personas que lo desconocen. Cuanta más difusión se de al tema más difícil será que se mantenga durante más tiempo. Ya se sabe, quién no llora...
      Gracias por tu aportación.

      Eliminar
  6. Buenas noches y saludos a esta comunidad y a Ana en especial por procurar este foro de encuentro y discusión ,sana como no; del tema tratado estoy seguro que se trata de reminiscencias de viejos modelos, las federaciones e instituciones tienen una carga de historia y prejuicios contra los que a veces es difícil vencer, y más cuando son estructuras de mínimos que a duras penas consiguen desarrollar el día a día y defender unos mínimos de funcionamiento. Esto no es óbice de que el debate está servido y añadiría, ¿porqué una categoría por género?, ¿ puede entenderse que la mejor de las chicas va detrás de el peor de los chicos?, es lo mismo que la famosa "paridad" que me disculpáis y yo la denominaría "parida" sin más sin la "d" final, ¿ es que deberán de ser cinco mujeres y cinco hombres la configuración de la mesa de dirección del órgano de lo que se trate, ¿ no sería más lógico que del 1 al 10 se elijan a los más idoneos, capaces, adecuados.. si en la lista hay 5+5 o 8+2, la conclusión no debería de ser otra que se trata de los diez candidatos mejores y punto. Mi experiencia en competición es nula en lo referente a marchas atléticas ni nada parecido, he sido participante eso si en diferentes ocasiones y pruebas más o menos importantes, en regatas de vela, he hecho desde pequeño este deporte y ha formado siempre parte de mi, seguro que lo sabéis pero recuerdo a los legos que en la vela de crucero no hay distinción de género de las tripulaciones ni de los patrones, son eso, tripulaciones y patrones de embarcaciones y lo que iguala es la medición experta de las diferencias entre cada unos de los barcos, habiendo un "rating" al igual que el hándicap en el golf, de esa manera un barco compensa su tiempo y puede ser ganador llegando por detrás de otro que tenga un rating superior; Ergo creo que en el futuro pasará a la historia ya no el corte por edades diferenciadas entre los géneros sino incluso eso , los géneros, como además coincido con la afirmación de Ana de que todos ganan por el mero hecho de salir y poder superarse a uno mismo, pero para darle salsa a la cosa de la competencia, porque no hacer un sistema que permita que el menos capacitado pueda poner en aprietos al que más lo está si ese día el primero lo ha hecho especialmente bien, y el segundo no todo lo bien que podría haberlo hecho...no se si he logrado explicarme :(
    Perdón por lo extenso y también por lo disperso.

    Saludos, música, mens sana in corpore...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...